jueves, 21 de noviembre de 2019

El acuerdo por la paz social y el Congreso Constituyente, de las cúpulas partidistas, es decir, herederos empresarios sofofos y sus administradores politicastros de la dictadura cívico militar, ya tiene sus víctimas.


El acuerdo por la paz social y el Congreso Constituyente, de las cúpulas partidistas, es decir, herederos empresarios sofofos y sus administradores politicastros de la dictadura cívico militar, ya tiene sus víctimas.

Las cifras del INDH a un mes del inicio del estallido social: 345 querellas contra agentes del Estado y 217 personas con traumas oculares.
Por Luis E. Aguilera Gonzalez
Secretario General, Sociedad Escritores de Chile SECH/ filial Gabriela Mistral/Coquimbo.
Los casos más graves son cinco homicidios, de los cuales tres fueron cometidos por funcionarios del Ejército, uno por un infante de marina y otro por carabineros. A las querellas del INDH, se suma otro hito en materia de defensa de los derechos humanos, como la visita in loco a nuestro país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) entre el 18 y 21 de noviembre. La visita se dará una semana después de que una comisión del INDH, junto a la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, y representantes del Estado, expusieran sobre la crisis social de Chile en una audiencia pública que se llevó a cabo en Ecuador. El director Sergio Micco, dijo esperar que “estemos iniciando una nueva etapa en que el respeto a los derechos humanos cobre plena vigencia”:
A un mes de iniciadas las movilizaciones por demandas sociales en el país, periodo en el que se decretó Estado de Emergencia Constitucional entre el 18 y 28 de octubre, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) realizó un balance de la actuación de los agentes del Estado, señalando que "la situación es grave y que se han violado los derechos humanos, de acuerdo a los casos que hemos conocido, denuncias recibidas y querellas presentadas".
Los casos más graves son cinco homicidios, de los cuales tres fueron cometidos por funcionarios del Ejército, uno por un infante de marina y otro por carabineros, contra quienes se presentaron las querellas pertinentes. Se interpusieron también acciones por siete casos en los que los hechos configuraron el delito de homicidio frustrado. En total son 345 las querellas interpuestas en favor de 506 personas representadas por el INDH.

Gobierno niega ante la CIDH violaciones de los DDHH y Defensoría de la Niñez acusa al Estado de "decir cosas que no se condicen con la realidad"
Artistas y escritores europeos piden fin de la violencia y apoyo para estudiante Gustavo Gatica.
INDH llama a realizar peritaje internacional sobre armamento empleado por Carabineros.
De las querellas, 245 corresponden al delito de torturas y en específico, 58 de ellas tienen  connotación sexual. Son comunes también los casos de personas con lesiones graves y gravísimas, quienes presentan heridas por balines, golpes de puños, patadas, y lumas en el contexto de las detenciones, por quienes se han presentado 13 acciones legales.
El INDH ha estado en 79 comisarías y 56 centros de salud, donde constató directamente la cifra de 6.362, personas detenidas y de 2.381 heridas, respectivamente.
Sobre estas últimas destacan la alta cifra de 217 heridos por disparos de perdigones en sus ojos, siendo el más grave el del estudiante de sicología, Gustavo Gatica, que fue impactado en ambos globos oculares.
El Instituto se hizo presente también en 158 manifestaciones, para resguardar el legítimo derecho manifestarse pacíficamente y para observar la correcta aplicación de los procedimientos policiales.
El director Sergio Micco, dijo además que esperamos que “estemos iniciando una nueva etapa en que el respeto a los derechos humanos cobre plena vigencia”.
CIDH visitará el país para verificar situación de DD.HH.
A las querellas del Instituto Nacional de Derechos Humanos, se suma la visita in loco a nuestro país de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) entre el 18 y 21 de noviembre.
Además, esta visita in loco se dará una semana después de que una comisión del INDH, junto a la defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, y representantes del Estado, expusieran sobre la crisis social de Chile en una audiencia pública que se llevó a cabo en Ecuador, en la que el punto central fueron los derechos humanos.
En esa línea, el consejero del INDH, Branislav Marevic, dijo que "hemos documentado una gran cantidad de prácticas sobre uso indiscriminado de la fuerza. El uso de armas de fuego es altamente preocupante, están causando daños irreversibles".
En tanto, Patricia Muñoz se refirió a 174 casos en que niños, niñas y adolescentes, a lo largo del país, han sufrido violaciones a sus DDHH, y agregó que tienen documentados 12 casos de heridos de bala, 26 heridos por perdigones y 5 niños con trauma ocular.
Faltan los heridos, y muertos que a la fecha van 21 y actualizar lo que sigue ocurriendo hasta el día de hoy, cifras que aumentarán en forma drásticas, Hay violaciones sexuales a niños y niñas, muchos heridos, torturados, heridos con perdigones de acero, hay más de doscientas personas que han perdido su vista.
La solidaridad del querido Pueblo hermano Argentino, del general Libertador José de San Martin  Matorras, del Dr. Ernesto Guevara de la Serna y de la destacada líder de la clase trabajadora argentina Eva Duarte Ibarguren.
Pueblo Chileno y Pueblo Mapuche: el presente es de lucha el futuro es vuestro.
LA PLUTOCRACIA CHILENA SIN LEGITIMIDAD YA, SE REFUGIA EN lo único que le queda ELDERECHO DE LAS BESTIA, es decir, LA FUERZA REPRESIVA SANGRIENTA.QUE SE AUTOCONVOQUE EL PUEBLO CHILENO EN UNA CONVENCION CONSTITUYENTE.
Nuevamente ESTAMOS en el ciberespacio después de superar el cyberataque que recibimos de la Empresa Movistar, ”ataque” que esperemos sea investigado por el novisimo organismo creado hoy en Argentina de ampuloso nombre: “Plan Federal de Prevención de Delitos Tecnológicos y Cyber delitos” que deberá presumimos investigar todo el espionaje realizado en estos últimos años en Argentina donde fuimos nosotros, entre muchos otros ,damnificados por décadas.
Pero el tema EN ESTA REAPARICION es denunciar la represión EN CONTINUADO en Chile por la Plutocracia farisea sofofa heredera de la dictadura fascista cívico militar, y la COMPLICIDAD DE ORGANISMNOS DE DERECHOS HUMANOS DE ESE PAÍS minimizando la brutal represión sangrienta totalitaria.
POR TANTO, EXIGIMOS QUE CESE YA LA REPRESIÓN SOBRE EL PUEBLO hermano chileno, por la plutocracia Chilena y sus fuerzas mercenarias Nazis.
CON ABSOLUTO RESPETO OPINAMOS SOBRE LA POSIBILIDAD DE DEBATIR EN LOS CABILDOS ASAMBLEAS QUE SE AUTO CONVOQUE EL PUEBLO HERMANO DE CHILE EN UNA CONSTITUYENTE Y QUE LA MISMA DESIGNE UN GOBIERNO NO YA PARALELO PUES ESE GOBIERNO PROVISORIO POR SU REPRESENTATIVIDAD POPULAR DESLIGITIMA AL ACTUAL DE LA PLUTOCRACIA a la que le resta en este momento solamente recurrir al derecho de las bestias: LA FUERZA REPRESIVA. Vamos a la nota:
LA CRUZ ROJA INTERNACIONAL DESMIENTE A PRESUNTOS “ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS CHILENOS”, EL INDH ES UNO DE ELLOS.Y A LOS MEDIOS DE COMUNICACION CHILENOS. SE OCULTAN A LOS MUTILADOS, NO SE SABE CON CERTEZA EL NUMERO DE MUERTOS.SIGUE LA REPRESIÓN PERMANENTE.

Marcelo Guerin,
Centro Cultural San Francisco Solano.

LA VIOLACION DE LOS DERECHOS HUMANOS Y DE LOS ATRIBUTOS CIUDADANO: "QUIENES VIOLAN LA DIGNIDAD, LOS DERECHOS DEL SER HUMANO NO TIENEN AUTORIDAD ALGUNA PARA HABLAR EN SU NOMBRE".


LA VIOLACION DE LOS DERECHOS HUMANOS Y DE LOS ATRIBUTOS CIUDADANO: "QUIENES VIOLAN LA DIGNIDAD, LOS DERECHOS DEL SER HUMANO NO TIENEN AUTORIDAD ALGUNA PARA HABLAR EN SU NOMBRE".

MARIANO SIERRA. Escritor, Abogado, analista internacional, Barómetro Latinoamericano/ Barómetro Internacional/ ADDHEE.ONG:
El gran colapso de un gobierno en la penumbra, sin objetos políticos ni sociales lleno de huellas de violencia, indecisiones y contradicciones que pisotean la dignidad humana y conculcan los derechos Los derechos humanos y los atributos sociales y políticos de una nación son su devenir histórico conquistado por la fuerza del espíritu de sus gentes. HOY pareciera que estos atributos agonizaran, lo que implica la perdida de sus identidades. Toda perdida de degrada de tal forma que afecta el entendimiento con los demás, con el estado y sus instituciones conduciendo al lastre, al caos y las crisis.
No es forzoso decir que la perdida de los derechos humanos y de los atributos va a la par con las desigualdades sociales y el abandono de un estado de sus funciones propias. En cuanto al atributo medio ambiente, hombre y estado son depredadores. Dejando sin efecto todo proyecto o acuerdo para su recuperación. Ante su apetito voraz, los detentadores del poder no controlan las esferas de su entorno, donde solo cobra vida aquello que le favorece sus intereses.
Las crisis cósmicas que nos invaden están sustentadas por la fuerza de la corrupción que se amparan en los laberintos de la pérdida de valores. Muchos pensadores profesan que está llegando el fin del hombre, el fin de la historia humana. Hoy hay un vivir para vivir sin sentido que ahoga cruelmente. Es el mundo del hombre contra el hombre, el hombre contra la naturaleza, el hombre contra Dios, el hombre contra el mundo y su tecnología financiada por el capitalismo salvaje que desarrolla el más abrumador consumismo con tentáculos asfixiantes que le abre paso el neoliberalismo con la fuerza de una globalización imperiosa.
Las pérdidas de los derechos fluyen en medio de actos diversos que solo buscan desviar la mirada real. Se proyectan programas naranjas, se escriben libros donde se venera la violencia, se ofrecen alternativas superfluas donde los valores están dispersos ejerciendo otros mensajes, otros poderes emblemáticos, donde la espiritualidad es una ruta adversa que hace perder el sentido humano.
Todo este escrito se inspira en la rebeldía, en la insistencia de formas que sean hechos conductores para deponer injusticias, para frenar programas que solo buscan blindar programas superfluos. La unidad social es el único medio para derrotar el régimen y sus instituciones, focos de ingobernabilidad y violación de derechos, que se reclama a gritos para construir un nuevo país
Cuando la democracia está en decadencia, también los derechos y los atributos sufren los efectos. Al estado y algunas instituciones sociales se les suma la falta de ideas. En esta reflexión abordamos una gama de conceptos básicos para la justicia social. La sociedad y el gobierno se mueve entre la economía y la política, entre el mercado, la información y la tecnología como entre tantas guerras sociales que hacen perder el ritmo de toda gobernanza efectiva con apoyo de engaños.
Colombia, sigue viviendo los vacíos de un colonialismo y un republicanismo imperfecto, o mejor, fallido.  Nuestro pueblo tiene la Genesis del olvido, pero ante ese descalabro debemos sobreponernos y aun con los atributos pisoteados llevaremos a cabo el ímpetu de la voluntad y el poder popular para no doblegarnos ni entregar los pocos atributos que nos quedan.
Un régimen donde le asiste la ingobernabilidad, un congreso corrupto donde sus componentes, casi todos, se encuentran investigados por malas acciones, por conductas impropias, unos políticos que nadan en los sobornos, unos órganos de control sin definición, una justicia donde cunde la impunidad, y unas instituciones sociales que desconocen la labor pública, no pueden subsistir.
Los regímenes en su cometido deben estar al cuidado del bien común, Llegan al poder a desarrollar la gobernanza que contradice las propuestas de campaña. Cuando hay devastación social, cunde la exigencia de reconstrucción o eliminación del régimen, cambio de esperanza lo llamamos algunos, pero al fin cambio. Cumplir para representar a una nación, implica convertir en una actividad rectora los programas de gestión pública, implica invertir para desarrollar una moral social.
El capitalismo salvaje con su impulso devorador introdujo en la sociedad la atomizada y toxica economía naranja, unida al exótico consumismo con su disfraz detractor de emprendimientos para dispersar realidades. En este devenir, arte, investigación y cultura como valores son ultrajados con disincronía fugaz y efímera y perdurable que no da sentido a la vida, es un engaño explotador.
La vida no se enmarca en el orden espiritual, sino en el derroche y lo superficial, en la vanidad y lo superfluo, donde derechos y atributos sociales con sus ideales, se desploman en la dictadura y la tiranía viviente.  Quien más contamina en un país, es el estado con las cortinas de humo, las mentiras, los engaños y las entropías. Bajo estas amalgamas de gestión, hacen que en el país vivamos los más altos riegos sociales, políticos, económicos y de violencia en sus distintos géneros.
Transitamos en medio de contradicciones permanentes que se refleja entre la forma como se está gobernando. Tenemos pues un estado que no considera la democracia en su esencia, sino como un constitucionalismo fallido, un sistema de sometimiento sin visos de cambio, salvo que el pueblo marginado se levante con firme esperanza y lucha decidida con el espíritu del hombre rebelde.
La gobernanza sin visión de programas sociales legitima conductas de gobierno politizadas y polarizadas, tendientes a la corrupción, al desmedro administrativo, a la deficiencia, a la ilegalidad y el terrorismo social. Los atributos que se definen en un colectivo nacional no tienen exclusiones, cualquier alteración dificulta el gobierno de las masas, propiciando crisis de todo género.
Sufren la perdida de derechos y atributos el campesino que nos proporciona vida, a quien se le somete a la expropiación, al sin trabajo y a todos los invisibles, pero visible cuando se les quiere para el voto y después se pierden en lontananza. Por ello que bien viene la frase del nefasto Stalin...Sin gente no hay problema.... eso es lo que quieren los dirigentes, dividir para reinar.
Quienes desconocen los derechos del ser humano pregonan que la culpa es de los demás. Así es el proceder del imperio humano que consume, que arroja a sus ciudadanos exponiéndonos a los mercados de la globalización. Pero estos límites desaparecen cuando los invisibles surgen de esa nada para derrocar el auge de las injusticias sociales, cuando esos precarios luchan por sus derechos, aun exponiendo sus vidas de parte de las balas de la dictadura como ya sabemos que ocurre.
El Estado no está contento con la masacre infringida por el imperio español a nuestras etnias y afros de allí la continuidad de esa horrible extinción para celebrar otros bicentenarios. No se puede seguir pensando como en esa época de barbarie y extinción, cuando al indio y al negro no se les consideraba personas. Pero ellos al decir de Thoreau. . viven como personas, piensan como personas, mueren como personas...
El espacio de la civilidad es de luchas, protestas y controversias. Solo hay democracia cuando hay sociedad rebelde, denunciante que se movilice críticamente. El espacio social es de unidad para organizarse como ente de control y de gobierno, de exigencia de sus derechos y atributos. En una justicia sin valores se conduce a la impunidad y al retroceso social que condena el bien común
La conciencia social crece pues la comunidad es soberana. Todos los ciudadanos de la nación somos defensores de los derechos humanos y los atributos por poseer el poder popular, por ser constituyentes primarios y en ese sentido está por encima de todo gobierno.
Muchos pensadores dicen que el hombre ante el espejismo mágico del desarrollo pierde el mundo humanista y sus atributos, pudiendo ser el fin de ser en la historia en la medida de la deshumanización. Durante la historia el hombre es un revolucionario social, un transformador del mundo, un defensor de sus derechos y atributos mediante la praxis de su lucha, y su trabajo justo.
El tiempo de lo mágico pareciera hermoso, lleno de libertad, pero su accionar es adverso. Lo mágico no es otra cosa que el inicio de un viacrucis social, el comienzo de un terrible devenir para el cual siempre habrá tiempo para desconocerlo, pues aún con la apatía que envuelve al país hay un fin que nos hace ver la realidad de la insurrección popular que agita el ambiente.
Nunca, como hoy los derechos y los atributos sociales y personales han sido tan evidentes. Siempre se han tenido como propiedad exclusiva de las clases dominantes. Pero nuestra realidad exige que se alcen con altruismo para esclarecer su propiedad. El declive de las instituciones sociales ha llevado al hombre al auge de aventureros políticos cuyas tendencias amenazan el orden social, desestabilizan la unidad nacional surgiendo populismos que desconectan las demandas de dignidad. El hombre sin derechos y sin atributos es un ser de estadísticas, sus atributos están sometidos al poder y solo cuenta por el valor de un voto, el cual desaparece con el tiempo.
Como sociedad debemos fijarnos osadías de cambio con una fuerza capaz de vencer. El pensamiento libre esta para defender las ideas y la revolución que empieza ya. Las crisis contra los atributos no dan espera. La historia nos dice cómo funcionan los cambios cuando nos dejamos llevar por el espacio y el tiempo. Mientras existan regímenes faltos de equidad social que sean reacios a las transformaciones debemos crear conductas radicales de liberación.
Tenemos que oponernos al secuestro y al atropello de los atributos. Los enemigos actúan sin piedad. Estado, movimientos criminales, elites institucionales y privadas no dan tregua. La coacción arrecia con armas innobles contra los proyectos de vida trazados por la esperanza y la fuerza de la palabra en acción, la verdad y los derechos humanos. La perversión reside en el tratamiento indigno al pueblo y a la práctica de programas de gestión por fuera de los contratos sociales, donde la injuria estatal predica el desvalor humano.
La actitud de los estados y sus instituciones siempre están bajo los efectos deicidas en el orden social e institucional, esto es, hay una gestión subversiva y política donde ocurren mecanismos anti atributos, lo que equivale a decir una total abolición a esos derechos humanitarios. La humanidad no acepta esos actos deicidas de un gobierno contra el pueblo soberano, que despoja a la comunidad de su patrimonio personalísimo, cercenando sus principios, sus derechos cual hacia y aun se ve todavía en el mundo, del amo a sus esclavos, que por ello dejaban de ser personas.
El mundo de amo y esclavos debe ser cosa del pasado. Es dentro de una sociedad constituida por valores que recibimos el valor humano. Es con los otros y con los invisibles con quien nos aviva la conciencia de patria libre. Nada puede desalentar el espíritu recibido que enaltece el origen del hombre. Los que están desviando la historia social cavan su sepultura con la fuerza de los atributos y esa misma historia los llamara a responder por sus felonías deicidas.
Hoy no sabemos quiénes tienen derechos, atributos o poseedores de una existencia digna, pues priman las desigualdades, el valor de la vida está fuera del existir por no tener el régimen voluntad política ni humanitaria para defender la sociedad.  La política no existe, solo una politiquería vulgar, decepcionante, cuestionada y contaminada, llena de discursos verborreicos. La sociedad debe y está en mora de trazarse unos límites para actuar, decidir y aceptar el gobierno sin existencia legal, carente de argumentos, que solo se perfila por la deshumanización y la corrupción.
Cuando de los derechos y atributos se predica en torno a la perdida sufrida por una población, amén de lo que exponemos en esta reflexión, no podemos decir que la democracia esta derrotada por los distintos estamentos del estado. Esos hábitos políticos muestran la presión del uso del neoliberalismo por parte de un capitalismo ambicioso y demoledor de los principios. Es entre tantos otros la dictadura radical devastadora con unos efectos terribles y el asomo de posiciones fascistas.
El azote de la dictadura se camufla con una democracia violada, con unos retóricos discursos, con unos mensajes eufóricos de tipo social para desviar opiniones, con una afrenta contra la libertad de prensa, con la represión a protestas, con impunidades abiertas, con distorsionados actos para impedir el hacer política, con el uso de actos indebidos por funcionarios públicos y con  una fuerza pública con la complacencia de presidencia para bombardear civiles y niños que ocasiono la renuncia del ministro de defensa.
Sobre el horizonte del parnaso y sobre nuestras cordilleras tutelares brillan por su ausencia la verdad, la justicia y se establece un gobierno apátrida que desconoce nuestra historia de luchas.  Venimos de una raza indómita defensora de sus ancestros, llena de la malicia pura, de la fuerza de su trabajo, luchadora, forjadora de la independencia, donde descollaron los gritos libertarios de un Galán el comunero, de una Pola intrépida, de una Manuela Beltrán, de una Antonia Santos de una Gaitana, de una india Catalina, de un Agualongo, de un cacique Calarcá, Nutibara, Tequendama, Pete cuy, Upar, Quintín Lame.
 y toda esa pléyade de llaneros y mujeres campesinas, indios y negros que tan sublime describe Alfredo Molano en sus obras que cumplieron con honor el movimiento revolucionario, en honrosa contienda, para darnos una república aun por venir, y de la parusía del Cristo revolucionario del Gólgota, cristo del pueblo que nos legó una idea y un pensamiento libre y ardiente de esperanza, amor y servicio, sus descendientes y la sociedad esperan que les reivindiquen sus derechos y atributos.
Una impunidad más del régimen Colombiano. Nada es raro en este país mágico donde todo se olvida. El presidente mártir Dr. Salvador Allende Gossens afirmo que “Los Pueblos sin memoria, nada significan y nada valen” .Congreso de la Unión/ México, 1 diciembre de 1972.
Como colofón, acaba de ocurrir un crimen execrable, de lesa humanidad, donde se asesinaron más de 8 niños. Y no ha aparecido la presentación de una denuncia penal para que se investiguen los hechos y se llegue a conocer la responsabilidad de los que participaron en la impecable operación y las condenas a que hubiere lugar.

Los Pueblos de Chile exigen respeto


Los Pueblos de Chile exigen respeto

Mientras cientos de miles de chilenos y chilenas se manifestaban en las principales plazas del país, los partidos representados en el Congreso, con escasas excepciones, fraguaron un “Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución” entre el jueves 14 y la madrugada del viernes 15 de noviembre de 2019.
Considerando el texto de dicho acuerdo y el listado de partidos firmantes, la Mesa Coordinadora por los Derechos Humanos declara:
1.- Que no se puede hablar de Paz Social cuando no se hace la más mínima mención a las atrocidades que están cometiendo las FF.AA. y las FF.EE. de Carabineros desde el 18 de octubre. Las víctimas y sus familias tienen el derecho a exigir verdad, justicia y reparación de acuerdo al mandato del Derecho Internacional de los DDHH establecido en instrumentos que Chile ha firmado y ratificado. Reiteramos nuestra demanda, levantada durante la huelga de hambre que sostuvimos el año 2015, de Calificación Permanente por violaciones a los DDHH, con todas las atribuciones de las Comisiones Valech I y II, más las que le permitan definir las rehabilitaciones, reparaciones e indemnizaciones que correspondan, con cargo al Estado, por las violaciones ocurridas durante la dictadura de Pinochet, durante este periodo de Rebelión Popular en desarrollo y las que ocurran en el futuro.
2.- Deploramos las expresiones de júbilo afiebrado con que la élite política instalada en el Congreso celebró la firma de este espurio Acuerdo, porque no responde en lo más mínimo a la principal demanda del pueblo movilizado que es el término del Sistema de Abusos y Saqueos que precariza la vida cotidiana de las grandes mayorías.
3.- Afirmamos que los partidos políticos PDC, PS de Chile, UDI, RD, PPD, RN, PL, EVÓPOLI, COMUNES y PR no tienen legitimidad alguna para pretender resolver la crisis en desarrollo porque son los responsables y culpables de reproducir y perfeccionar ese Sistema de Abusos y Saqueos de las élites económicas y políticas del país.
4.- La única idea rescatable del Acuerdo es la de avanzar hacia una Nueva Constitución. Sin embargo rechazamos el itinerario innecesariamente largo para un objetivo que requiere suma urgencia y el camino plagado de obstáculos y trampas que con toda seguridad culminará en una nueva versión de la Constitución del 80, que seguirá garantizando la reproducción del modelo neoliberal.
5.- Este Acuerdo desnuda la falta de voluntad más absoluta de la élite política para asumir las demandas sociales del pueblo expresadas en la calle, en Cabildos y Asambleas territoriales y que tienen una expresión concreta en el Pliego de Trabajadores y Trabajadoras elaborado por las organizaciones integrantes de Unidad Social.
6.- Declaramos que el Proceso Constituyente, que la élite política pretende controlar por medio de este Acuerdo ilegítimo, se encuentra en pleno desarrollo desde que los Pueblos de Chile se autoconvocaron en manifestaciones de protestas masivas, a lo largo de todo el país, para exigir cambios profundos al modo en que la sociedad chilena se organiza económica, política e institucionalmente. Consecuentemente, el plebiscito convocado para abril de 2020 carece de sentido.
7.- Consideramos que Unidad Social, integrada por el más amplio espectro de organizaciones sociales de Chile, puede transformarse en el espacio desde el cual canalizar y conducir este Proceso Constituyente Autoconvocado para elaborar, entre todos y todas, desde los Cabildos y Asambleas territoriales, una Nueva Constitución sin el tutelaje de las élites económicas y políticas.
8.- Queremos que la Nueva Constitución Democrática represente a todos los sectores, no sólo a la élite financiera, que defina una sociedad basada en la solidaridad y en los derechos sociales, que garantice el desarrollo soberano de Chile con respeto por todos los Pueblos de la Nación, por el Medio Ambiente y la Naturaleza.
9.- Queremos que la Nueva Constitución, surgida de la voluntad y poder político de todos los Pueblos de la Nación, derogue de facto la de Pinochet/Concertación, destituya a los representantes del antiguo régimen y defina un Gobierno Provisorio que en el menor plazo posible llame a elecciones generales según la nueva normativa.
10.- Saludamos la valiente lucha de la Juventud chilena que se viene enfrentando a la represión del gobierno de Piñera por más de cuatro semanas sin claudicar, aprendiendo, solidarizándose y levantando hasta el cielo las banderas de la dignidad.
Honor y Gloria a los caídos.
Toda la fuerza y reconocimiento a los nuevos combatientes.


Luis Cáceres                                                                                Héctor Cataldo 
Centro Cultural “Salvador Allende-GAP”                                     Presidente de AQUSA



Jorge Bustos                                                                               Gladys Neira
Presidente ADDHEE                                                                   Presidenta de REUCAN



Declaración.



A los luchadores sociales – luchar es vivir –, por la dignidad, los derechos del ser humano y el entorno ecológico del Pueblo Mapuche y del Pueblo Chileno:

La diputada Emilia Nuyado Ancapichun, el sacerdote Eugenio Pizarro Poblete, los abogados Eduardo Contreras Mella, Ma. Cecilia Chinchón Canales, Carmen Hertz Cádiz, Marcia Bustos Huenufil:

Con esperanza y memoria, “La historia la hacen los Pueblos dignos, libres, soberanos, cultos y solidarios”.
El Pueblo Chileno y el Pueblo Mapache unidos, jamás serán vencidos.

Prof. Galvarino Jaramillo Pflucker
Vicepresidente ADDHEE.ONG

Certifico:
Prof. Moreno Peralta/IWA
Secretario Ejecutivo ADDHEE.ONG.
VALPARAISO, 18 DE OCTUBRE 2019.

ACUERDO POR LA PAZ SOCIAL Y LA NUEVA CONSTITUCION: ¿Congreso constituyente, más de lo mismo?. Rechazamos este intríngulis.


ACUERDO POR LA PAZ SOCIAL Y LA NUEVA CONSTITUCION: ¿Congreso constituyente, más de lo mismo?. Rechazamos este intríngulis.


Para la oligarquía empresarial farisea agrícola/citadina sofofa y sus taifas testaferras politicastras y castrenses corruptas, la maldita guerra es el estado original y natural en que sobreviven su vidorria, estas mentes canijas.

Yo no creo en la “historia oficial” de la paz que machacan los medios mediáticos mercuriales por orden  de sus  amos sofofos en el Chile virtual. Si lo sabrán el Pueblo Mapuche y el Pueblo Chileno. En el marco de esta paz  se ha justificado las matanza, genocidios de Pueblos indígenas como por ejemplo  “la pacificación de la Araucanía” por parte  del ejército chileno –genocidio del Pueblo Mapuche, Tribunal Russell, por parte del ejército Chileno,  “la reserva moral de la sofofa”.

Para la oligarquía empresarial farisea sofofa y todas las oligarquías en la Patria Continente, América Latina y el Caribe, la paz es la maldita guerra. En nuestro Continente Americano, la paz es algo que en realidad no conocemos,   sólo ansiamos y vislumbramos. La paz es un ideal, algo indescriptiblemente complicado, siempre amenazado por los  oligarcas empresarios fariseos, dueños de la celestina universal, de las empresas depredadoras multinacionales, de los bancos  especuladores/usureros y sus paraísos fiscales. Sin embargo, la paz es muy antigua como pensamiento y deseo, como objetivo e ideal. En el Evangelio de Cristo existe el poderoso mandamiento, no matarás/no asesinarás. Que el ser humano sea capaz de respetar tales palabras, de tan  enormes exigencias, le separa del animal irracional. No matarás/ no asesinarás, constituyó, en la época que por primera vez se escuchó una exigencia de prodigioso alcance para la mayoría de las gentes. Para la minoría de mercachifles fariseos dueños de la Celestina Universal y sus  mamelucos/mercenarios militares, era y es  irrealizable, absurda, desastrosa para los negocios y el progreso de sus empresas.

No matarás/ No asesinarás bellacos empresarios oligarcas del capitalismo salvaje, quiere decir, que no debes privarte a tí mismo del prójimo, no debes perjudicarte a tí mismo, porque el prójimo no es un extraño, no es algo lejano, sin relación y viviendo para sí solo. Todo lo del mundo, todos esos miles de “otros” solo existen para mí en la medida que yo los veo, los siento, me relaciono con ellos. Mi vida  solo se compone, en realidad de las relaciones  entre las gentes y yo, y entre yo y ellas…
Yo creo poco en la consecución de la paz por la vía racional. Menos aun cuando el que habla de la paz, es un bellaco intrínsecamente como Trump, Piñera, Bolsonaro, Duque,  Macri, etc.

Yo creo que nuestra Patria Continente, América Latina y el Caribe,  alcanzaran la paz solo cuando la mayoría de los Pueblos Latinoamericanos escuchemos al General Libertador Simón Bolívar Palacios y Blanco: “Nos dominan más por nuestra ignorancia que por la fuerza de las armas”. Esto quiere decir, que la paz como todo progreso humano tendrá que venir de la  educación formadora/ liberadora, publica, de calidad, gratuita por y para  el ser humano crítico y solidario que lo capacite para la vida social. De lo anterior concluyo, que  con una educación, un bien de consumo  por y para el lucro que imponen los empresarios plutocráticos oligarcas dueños de la Celestina Universal, la paz es imposible de alcanzar.

 La educación formadora/ liberadora del ser humano en general, y de su consciencia social en particular, como fuerza moral y del enaltecimiento social, como todo progreso humano nos permitirá, sin dudas, alcanzar la ansiada paz. La paz que nos legara  el benemérito  maestro Libertador  de México Lic. Benito Juárez García: “La paz como respeto al Derecho ajeno, en el marco  de su revolucionaria sentencia: el triunfo de la oligarquía empresarial agrícola citadina es moralmente imposible”…

¡Basta ya del estereotipo “crisis”!. Este es  un ruin y bribón montaje, perverso e inmoral de los  testaferros del capital buitre foráneo, la socialdemocracia y la democraciacristiana – dos atajos oportunistas sin salida-, para engañar y enajenar a las gentes. ¡Hijos de Bizancio!, semánticamente “crisis” dice relación con un momento en que un proceso o asunto está en duda su continuación o cese. Los Pueblos Latinoamericanos sobreviven por décadas en una catástrofe económica, política y social de la cual sólo se sale con la construcción de un nuevo modelo de sociedad a escala humana socialista, con irrestricto respeto por la dignidad, los derechos del ser humano y el entorno ecológico,
La salida a la catástrofe económica, política y social del capitalismo salvaje en Chile, es política. La opción militar fascista de los empresarios oligarcas sofofos dueños de la Celestina Universal, es la violencia irracional, y típico de mentes canijas malditas y desquiciadas.

La propuesta mayoritaria del Pueblo Chileno: la Renuncia de Sebastián Piñera y de los parlamentarios. Cierre del congreso, asumen la presidencia interina el presidente de la Corte Suprema y convoca a una asamblea Constituyente plurinacional, nueva constitución, soberanamente sancionada por el Pueblo Chileno, con el reconocimiento claro y explícito de los Pueblos Originarios de la raíz etnológica del Pueblo Chileno. Elecciones generales.


Parafraseando al General Libertador de la Patria Continente América Latina y el caribe, José Gervasio Artigas Arnal, reiteramos que, la causa  del Pueblo   Chileno y Pueblo Mapuche no admite demora. Por lo antes dicho, como colofón, rechazamos el artilugio llamado “Acuerdo por la paz y la nueva constitución” propuesto por los mismos causantes de la catástrofe  económica, política y social que sufren de larga data  el Pueblo Mapuche y el Pueblo Chileno.

Una persona ética y moralmente, no puede colaborar ni siquiera críticamente con un régimen/sistema coactivo de la sociedad, sino que tiene que enfrentarse a este en el sentido de la oposición total. El Nacismo Alemán y el fascismo/italiano franquista/español, fueron entre otras cosas producto del sistema capitalista salvaje. Como persona consciente, responsable, tiene que oponerse totalmente , no solo como miembro de una clase social, sino como representante de una especie en contra de un perverso sistema político y económico orwelliano, que amenaza precisamente, con destruir la especie humana misma: “El nuevo orden mundial, las Piedras guías de Georgia/USA: la globalización del capital”. Un sistema político/económico, perverso irracional e inhumano, un estado de perversión la tiranía más despótica y desalmada de los oligarcas empresarios dueños de la Celestina Universal, las empresas depredadoras multinacionales, los bancos especuladores usureros, y los paraísos fiscales. La persona consiente diferente e inclasificable a típica es un accidente  provechoso para la evolución humana, es original, imaginativa, creadora con personalidad propia que sobrepone sus ideales sus sueños a las rutinas del individuo mediocre, rastrero, una sombre proyectada por la sociedad. Sobrevive en rebaño, piensa con cabeza ajena, carece de ideales propios. No es bueno ni malo, sino indolente.

Con esperanza y memoria que la historia la que hacen los Pueblos dignos, libres y soberanos, más temprano que tarde los pueblos Chilenos y Mapuches construirán una patria plurinacional para todos sus hijos.

 Prof. Moreno Peralta / IWA

Secretario Ejecutivo ADDHEE.ONG

viernes, 15 de noviembre de 2019

Hablando de saqueos e incendios: “Basta ya de eufemismos, Hijos de Bizancio”


Hablando de saqueos e incendios: “Basta ya de eufemismos, Hijos de Bizancio”

Los medios mediáticos del oráculo mercurial/CN/Chile entre otros, día y noche machacan con los “saqueos”, incendios y la batalla contra la delincuencia: “la delincuencia plumarios mercuriales y tartufos pusilánimes al servicio del capital buitre foráneo , es un fenómeno social, las causas de ella, hay que buscarlas en la privatización que solo ha producido, y sigue produciendo, cesantía, hambre, endeudamiento y muerte, a la mayoría del Pueblo Chileno, e indigencia educacional/cultural que enajena a las gentes”.
Una persona inteligente, honesta, consecuente, leal, no puede tener como interlocutor válido a un estúpido mercachifle sofofo y sus testaferras taifas politicastras y castrenses corruptas, porque éste carece de la capacidad de entender. Una idea afirmo un ser humano sabio, es siempre un poco estúpida, si él que la dice no cuenta al exponerla con quien es aquel, a quien se la dice…
Cuando las miserias morales asolan a un país, la culpa es de todos los que por falta de educación, coraje civil e  ideales no han sabido amarlo como patria. De todos los que se valieron de ella, para hacer fortuna sin trabajar por y para ella.

Los saqueos, las depredaciones, al Chile del General Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme y del presidente mártir Dr. Salvador Allende Gossens, no han empezado hoy.


La depredación y el saqueo de Chile no empezó el 11 de septiembre de 1973, con el golpe militar fascista de Estado y asesinato del presidente de Chile Dr. Salvador Allende Gossens.

El golpe fascista de Estado contra el gobierno del presidente José Balmaceda Fernández, fue orquestado por los apátridas de siempre, la oligarquía empresarial farisea sofofa y sus taifas testaferras politicastra y castrense corruptas, al servicio del capital buitre foráneo. El gobierno progresista del presidente Balmaceda Fernández fue fecundo en obras de progreso material y espiritual. ¿Cuál o cuáles fue/fueron la/las causa(s) del golpe de Estado?. La traición de los enemigos de siempre del Pueblo Chileno que pago con su vida el presidente Balmaceda Fernández. Su rechazo al capital buitre foráneo/imperialismo ingles de vender las salitreras a fin de constituir un monopolio privado del salitre. Lo mismo ocurre hoy con el cobre Chileno. La presión por privatizar Codelco por parte del capital buitre foráneo ha sido enorme. Aun golpea en la conciencia de algunos patriotas chilenos las palabras del presidente Balmaceda Fernández, “El Estado habrá de conservar siempre la propiedad del salitre y de todas sus riquezas básicas. Resguardando el Estado su producción y venta”. Un 11 de septiembre de 1973, la “historia oficial” se repite, otro golpe de Estado fascista y asesinato del presidente de Chile Dr. Salvador Allende Gossens, por haber nacionalizado las riquezas básicas de Chile por los mismos facinerosos de la oligarquía empresarial farisea sofofa testaferra del capital buitre foráneo/imperialismo yanqui.

“La historia oficial” se repite como farsa y después como tragedia. Aquel que no aprende las lecciones que le da historia oficial, está condenado a repetirla.


Como colofón, ¿Hasta cuando el Pueblo Chileno del general libertador Republicano Bernardo O’Higgins Riquelme y del presidente mártir Dr. Salvador Allende Gossens seguirá soportando el expolio, el latrocinio, la depredación y saqueo del país?. Los hijos dignos, defensores del legado libertario patriota del general Libertador O’Higgins Riquelme y del presidente Allende Gossens luchan en las calles del país por un Chile libre digno justo democrático, culto, soberano y solidario, con un irrestricto respeto por la dignidad, los derechos del ser humano y de la Madre Naturaleza, en el marco de una nueva constitución soberanamente sancionada por este.

Cuando la conciencia moral del ciudadano bien nacido, que ama a su patria, considera que la autoridad es ilegítima, por acción u omisión, obedecerla constituye un actor de cobardía u oportunismo. Más aún una traición a su sentimiento del deber y amor por la patria.

Con esperanza y memoria, y la seguridad de que la historia la hacen los Pueblos, hoy la están haciendo el Pueblo Mapuche y el Pueblo Chileno que están hartos de los abusos, de los saqueos, de los latrocinios, corrupción e impunidad del régimen de turno de la oligarquía empresarial farisea sofofa y de sus testaferros las trifas castrenses y politicastras corruptas. El Pueblo Chileno y el Pueblo Mapuche lo tienen muy claro, el presente es de lucha, y el futuro es de ambos Pueblos solidarios. No habrá un paso atrás ni para tomar impulso.

Prof. Moreno Peralta/IWA.
Secretario Ejecutivo ADDHEE.ONG

El sátrapa Pinochet se reinstala en La Moneda: ¡Váyase de una vez Señor Piñera!.



El sátrapa Pinochet se reinstala en La Moneda: ¡Váyase de una vez Señor Piñera!.


Por Juan Pablo Cárdenas S./escritor, comunicador social, analista internacional/Barómetro Internacional/ADDHEE.ONG:

El fantasma del ex Dictador recorre los pasillos de La Moneda. Con gran acierto periodístico, la televisión alemana le ha brindado al mundo un reportaje audiovisual en que reproduce la declaración de guerra de Sebastián Piñera Echeñique a la protesta social, casi en los mismos términos que lo hiciera el sátrapa Pinochet décadas atrás. La exposición de ambas imágenes es elocuente y habla de cómo el actual morador del Palacio Presidencial es hijo dilecto del Tirano de marras que con idénticas palabras y recursos criminales manda a reprimir el clamor de justicia y equidad.

Es comprensible. Sebastián Piñera  Echeñique le deba al sátrapa Pinochet la oportunidad de convertirse en un multimillonario durante sus esos fatídicos años de dictadura cívico militar, así como en su hora final del ex sátrapa de facto debe haberle agradecido muchos al actual mandatario por concurrir a Londres a visitarlo y abogar por su impunidad, cuando el Tribunal Internacional de la Haya pudo haberlo condenado ejemplarmente ante la historia por sus crímenes de lesa humanidad.

Qué duda cabe: Piñera es parte del legado de Pinochet, de su Constitución/artilugio de 1980, y el régimen político, económico, capitalista salvaje, los cuales por fin tienen sus días contados. Hoy es la inmensa y sostenida rebelión popular la que le exige a la política una Asamblea Constituyente y el fin de los horrores cometidos por el capitalismo ultra despiadado. Advirtiéndole al mundo para que nunca más pueda imponerse un régimen económico de tantas iniquidades como el que adoptó el Régimen cívico militar y recibió el beneplácito de los regímenes “democráticos en la medida de lo posible” que le siguieron.

Al igual que su mentor, Piñera dice que está más “firme que nunca”; que nadie lo moverá de La Moneda hasta completar los años que le faltan a su administración. Sin embargo, los porfiados hechos nos indican que el estallido social no retrocede, que los chilenos no se conforman con las migajas que quieren darle las desesperadas iniciativas de un régimen cuyos ministros de Estado, parlamentarios y partidarios ya lo saben tambaleante. Por lo mismo que las contradicciones entre unos y otros se hacen todos los días evidentes, como que hace algunas horas el propio Piñera ha salido a implorar la lealtad del centro derecha.

Recordamos que durante una protesta, el Dictador de marras decidió mirar la encendida ciudad de Santiago desde un helicóptero. No nos consta, sin embargo, que su hijo dilecto haya hecho algo parecido en estos días de furia social. Como tampoco tenemos certeza de que siquiera observe a través de la televisión todo lo que sucede. Que siga lo que transmiten los canales que han sido tan obsecuentes con los regímenes culpables de lo sucedido y que, por supuesto, viven a expensas de los grandes empresarios oligarcas sofofos cuya voracidad y perversión moral en una de las principales responsables también de la grave catástrofe política, económica y social que sobrevivimos.

Pero tampoco podríamos estar seguros de que Piñera sienta alguna compasión por el país y lo que se manifiesta en estas nuevas protestas. Que pueda abochornarse realmente de las miserables pensiones que condenan a los chilenos de la Tercera edad en sus últimos días y después de trabajar por 30 o 40 años. Que pudiera sensibilizarse sinceramente frente al miserable ingreso promedio de los trabajadores chilenos y que a todas luces no les alcanza para cubrir los gastos de primera necesidad de sus familias. Por lo mismo que un alza de apenas 30 pesos en la tarifa del metro pudo encender tanto dolor y a rabia contenidos.

Tampoco creemos que podría aquilatar el impacto que significa para los hogares chilenos que sus enfermos, sobre todo los niños y los ancianos, se mueran todos los días a la espera de entrar al pabellón de los hospitales o recibir los medicamentos necesarios. Porque para Piñera y sus semejantes, la salud es un servicio por el cual hay que pagar, y caro, al igual que con la educación y las viviendas básicas. Tal como se le eroga las empresas privadas sofofas y extranjeras por el agua, el gas , la electricidad o por circular por las carreteras, cuyos valores de incrementan todos los años por encima del índice de precios al consumidor. Según lo que fue pactado vergonzosa y servilmente por los regímenes y parlamentos de la post dictadura con los inversionistas extranjeros. Al concederles propiedad y privilegios que a ellos mismos ahora les causa rubor, cuando se enteran de la severa angustia de los pobres y de las graves carencias de la clase media endeudada. Porque sin mediar todavía ley o presión estatal alguna, ya prometen reajustar los salarios de sus empleados y cumplir con los deberes tributarios por largos años burlados.

 No sabemos tampoco si Piñera es capaz de impresionarse por la cantidad de personas agredidas por la policía y los militares que sacó a la calle para otra vez enfrentarlos a su propio pueblo. Apreciar cómo hoy más de doscientos hombres y mujeres han quedado minusválidos a causa de los balines lanzados a quema ropa por las llamadas Fuerzas Especiales y que les han vaciado sus orbitas oculares. No sabemos si alguna vez como joven y estudiante este patético personaje recibió algún lumazo de los pacos, como los de ese niño golpeado brutalmente una vez detenido por dos “efectivos del orden y la seguridad”.  O si será capaz de comprender lo que le puede significar a una joven adolescente recibir decenas de perdigones en sus piernas dentro de su propio establecimiento escolar. De parte, por supuesto, de otro desalmado policía a muy pocos metros de distancia.

No, por cierto, que no. Piñera solo entiende de cifras macroeconómicas y sigue convencido que el mejor acicate para el crecimiento es que los ricos sean cada vez más ricos y la mano de obra sea cada vez más barata a objeto que nuestros productos de exportación sean “competitivos” en el mercado internacional. Para que, además, las oportunidades de nuestra geografía, yacimientos, bosques y mares atraigan más y más capitales a Chile, donde los dividendos de los “emprendedores” como suelen calificarse, no alcanzan nunca el bolsillo de los que trabajan o de los que se jubilaron después de 30 o 40 años de esfuerzo y frustradas esperanzas.

En razón de su enorme megalomanía, Piñera cree que va a contar siempre con el apoyo de los grandes empresarios del capitalismo salvaje y del régimen de la Casa Blanca, a donde concurrió para ofrecerle la estrella de nuestro emblema nacional al Führer Trump y prenderla a la bandera estadounidense. Se olvida que, hasta hace muy pocos años, sus propios colegas de la clase empresarial  oligarca sofofa chilena se avergonzaban de su codicia y descarada falta de probidad. Al parecer se ha olvidado de esa retahíla de artículos y columnas con que sus pares políticos lo fustigaban. Como esos lúcidos escritos de quien fuera su compañero de lista senatorial, el reaccionario periodista mercurial Hermógenes Pérez de Arce. O su propio hermano, el economista ultra conservador que ahora teme que su sistema previsional corra peligro.

Rodeado de colaboradores abyectos y desvergonzados, Piñera se propone permanecer en el régimen, cuando las cifras de las encuestas indican que su popularidad ya bajó de los dos dígitos. Cuando sus expresiones son refutadas por los jefes militares que se suponen de su confianza y se sabe que el presidente de la Corte Suprema y el Contralor General de la República (además de los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados) han repudiado su errática iniciativa de convocar al Consejo de Seguridad Nacional, como si el país estuviera bajo peligro a causa de un enemigo externo.

A esta altura ya no sabemos si comparar a Piñera con Pinochet sea igualmente lesivo para ambos, especialmente para este último, aunque a todas luces se ha convertido en su émulo. Pero lo que tenemos claro es que, como a aquél, a este otro solo puede tumbarlo el pueblo y su activa protesta. Con la diferencia de que el actual usurpador de La Moneda ya no está en condiciones de negociar su salida y, menos, imponer su legado. Porque si algo tenemos muy claro es que si se propusiera negociar su salida con el Parlamento, los partidos y los poderosos gremios empresariales oligarcas sofofos, de seguro que los arrastraría a todos por su mismo despeñadero. Si tomamos en cuenta que sus niveles de desprestigio verdaderamente los comparte con todos ellos.

Es hora de que el pueblo no busque salvadores. Que sean los millones de chilenos movilizados los que lo encaren y arrojen de La Moneda. Que, por ningún motivo, les endosemos a otros nuestros derechos y obligaciones ciudadana a los oportunistas del momento, que ya ofrecen sus servicios de intermediarios. Porque ya sabemos lo que ocurre cuando se negocia el futuro a espaldas de los ciudadanos. Sin Asamblea Constituyente, por ejemplo, la que debe constituirse en el primer paso para recuperar la dignidad nacional avasallada.

¡Váyase de una vez, señor Piñera!.


Las últimas encuestas revelan que Sebastián Piñera solo cuenta con solo un 13 por ciento de aprobación popular. En Chile y en el mundo muchos no se explican que siga aferrado a su cargo en La Moneda, impidiendo con su presencia y proceder que nuestro país arribe a una solución política e institucional para emprender el camino que satisfaga las enormes desigualdades sociales que encendieron la mecha del conflicto que sigue acrecentándose con el correr de las semanas.

Hay quienes desde La Moneda y el Parlamento piensan que con algunas leyes de emergencia o abriendo levemente la caja fiscal el país podría volver a la calma y mantener el modelo económico institucional que nos rige por largas cuatro décadas. Se resisten a aceptar la idea de que los chilenos ya le dieron un contundente NO al sistema capitalista salvaje y le dijeron BASTA a un régimen político que burla constantemente las decisiones del pueblo soberano, de los que concurren todavía a las urnas, como de los que crecientemente se abstienen y reclaman una Asamblea Constituyente.

Si se cuentan los votos obtenidos por el actual mandatario dentro del padrón electoral total se puede comprobar que la inmensa mayoría de los ciudadanos no le dio su apoyo y que hoy, a todas luces, son todavía mucho menos los que quieren darle continuidad a su administración.

En su pertinacia, Piñera viola la soberanía popular y la libre determinación de su pueblo. Se ha convertido francamente en un dictador que además manda a reprimir brutalmente el descontento y recurre a las Fuerzas Armadas con tal propósito. Sumando todos los días muertos y heridos en su obstinación por retener el título de presidente de la República.

A todas luces, el estallido social no puede explicarse solamente en el deseo de los chilenos por mejorar sus ingresos y pensiones, tener mejor acceso a la salud y al transporte público, o que se le rebajen los impuestos y tarifas de los servicios básicos. No; lo que buscan los millones de manifestantes en las calles es una revolución política. Que una nueva ideología inspire las reglas de juego de todas nuestras instituciones y garantice el progreso de todos los habitantes del norte, del centro y del sur del país. Que le ponga fin a las profundas inequidades sociales y el Estado ocupe el rol que antes tuvo en la economía, la distribución de nuestros ingresos, la educación y la cultura.

Las encuestas tampoco pueden soslayar, ya, que el país está harto con la apropiación extranjera de nuestros riquezas básicas, yacimientos, reservas acuícolas y recursos agrícolas y forestales. Que se mantenga la prohibición que pesa sobre nuestro Estado en cuanto a su iniciativa de invertir, generar empleo y determinar el precio justo de nuestras exportaciones. Hastiado de someternos a la empresa privada y transnacional para explotar nuestros minerales e industrias, reclamando que sean nuestros más genuinos representantes los que fijen las reglas laborales, determinen las condiciones de empleo, en el respeto pleno de los derechos sindicales.

Si fuera consultada, Ideológicamente nuestra población dispondría muy mayoritariamente el término de las APP, en cuanto a las pensiones, como de las isapres, respecto de la administración de la salud. Y le devolverían al fisco el control sobre las empresas eléctricas, del gas y los servicios sanitarios, hoy en manos de la usura de los consorcios foráneos que fijan los precios a su antojo, o consiguen de parte de los regímenes tarifas que crecen con encima del costo de vida y las mezquinas alzas salariales. Y llegan hasta la desfachatez, como ocurre con los peajes de las carreteras, a garantizarse por ley un 3.5 por ciento anual de reajuste por sobre el Índice de Precios al Consumidor IPC). Por lo que se entiende ahora la forma en que la política, mediantes coimas y otras erogaciones, ha venido financiando sus multimillonarias contiendas electorales.

También los padres y apoderados preferirían que fuera la educación pública las que les garantizara calidad en la formación de sus hijos, como ocurre en las mejores democracias del mundo. Tal como era, por lo demás, en nuestro pasado republicano, antes que la voracidad también se apropiara de las escuelas, los liceos, institutos de capacitación, en general, recibiera todo tipo de contribuciones y exenciones fiscales, cuanto el apoyo para emprender e invertir en universidades privadas y con fin de lucro. Porque el mercado debía reírlo todo.

Al fin el Pueblo Chileno entiende que la ideología no es una lacra y que la política, cuando busca el servicio público, es una loable actividad. Por lo mismo es que en las calles, además de una nueva Carta Fundamental, se exige que ésta sea diseñada por los que resulten elegidos por la misma ciudadanía. Al tiempo que quiere que los parlamentarios, los ediles y concejales dejen de percibir sueldos abusivos, treinta o cuarenta veces por encima del promedio salarial de los trabajadores. Y, por cierto, éstos no puedan ser reelectos incesantemente gracias a la propaganda dispendiosa financiada por los más poderosos empresarios oligarcas sofofos del país y del extranjero. Una “inversión” que después reditúan con leyes tan injustas y criminales como la de Pesca y la impunidad que rige para los que realizan emprendimientos que agreden el medioambiente.

En las ideas y la ideología popular se estima, también, que muchas instituciones públicas cometen abusos o los toleran contra de los consumidores, como ocurre con los precios de los fármacos y la perpetuación de un impuesto tan injusto y regresivo como el IVA, mientras las empresas constructoras, por ejemplo, son favorecidas por leyes especiales que incrementan sus ganancias a expensas de los que buscan su vivienda propia. O que sean los pobres y la clase media del país la que más nutre el presupuesto de la nación, al ver incrementado el valor del pan y otros insumos básicos por ese 18 por ciento de sobreprecio agregado. Mientras que hasta en los países más pobres los productos esenciales y los libros no pagan este bochornoso gravamen.

No es cuestión que ahora el régimen de Piñera ofrezca incrementar con algunos pesos adicionales el salario mínimo y las jubilaciones de la inmensa mayoría de quienes forman parte de la Tercera Edad. Es tanto el rezago al respecto que ningún incremento por menos del ochenta o cien por ciento pudiera dejar conforme a quienes reciben estos vergonzosos estipendios. Como tampoco bastaría que los parlamentarios, ministros de Estado y otros se rebajen en un 20 o 30 por ciento sus dietas, porque todavía quedarán recibiendo más del triple de lo que obtienen los otros empleados públicos.

Si se quisiera efectivamente corregir las agraviantes desigualdades, lo que habría que hacer sería bajar drásticamente el gasto militar, terminar con los privilegios castrenses y condenar ejemplarmente a los que, para colmo, asaltaron y malversaron por tantos años los recursos asignados. Asimismo, habría que invertir en empleo, educación y salud, no en más y onerosos recursos “disuasivos” para las policías. Muchos de cuyos efectivos, como ha quedado probado, se descubren en los saqueos que siguen a las protestas pacíficas, o se rinden ante las dádivas de los narcotraficantes y las bandas delictuales que asolan a todo el país.

Los millones de chilenos en las calles han demostrado con creces su consistencia ideológica, la voluntad de luchar por los derechos humanos de todos y no por su mera satisfacción personal. Por esto es que la protesta ha sido tan multitudinaria, solidaria y constante. Porque ya no es cuestión de congelar los precios de los peajes y combustibles; porque ya no basta con el incremento discreto de las pensiones; porque nadie se cree el cuento que los moradores de la Moneda, del Parlamento o de los partidos políticos pueden resolver con leyes express las demandas sociales.

De allí que la protesta sea tan transversal y el común del espectro político no se atreva a salir a las calles a luchar codo a codo con el pueblo y más bien se parapeten en sus vetustos edificios, detrás de miles de uniformados para que las llamas de la indignación no alcancen sus muros. Por lo mismo es que el clamor insista en la renuncia de un jefe de estado que nunca ha sido mandatario de la voluntad cívica. Que los chilenos demanden que con Piñera “se vayan todos”. Y con ellos, también, los jueces abyectos, los que han decretado la impunidad de los políticos y empresarios más corruptos.

Muy mal proceden, entonces, los medios mediáticos mercuriales de (in)comunicación y comunicadores que le abren tribuna a los mismos personajes de la política revenida y culpable. Que les den voz a los ex presidentes que sembraron la inequidad y los abusos, o a los legisladores que se han dormido en sus curules y granjerías. Que postraron la ideología de sus históricos partidos a los postulados del libre mercado y a la hegemonía de las poderosas empresas transnacionales. Que vuelvan a darle tribuna a los socialistas/renegados devenidos en sociales demócratas; a los social cristianos convertidos en neo capitalistas; a los nacionalistas de derecha transformados en papagayos del nuevo orden económico mundial regido por la Casa Blanca y las instituciones financieras internacionales.

Por todo ello es que nuestra promesa democrática debe exigir, además, diversidad informativa, así como participación directa de pueblo organizado en la iniciativa y aprobación de muchas leyes fundamentales. Como ocurre, también, en los regímenes más libertarios del mundo. Así como consolidar la independencia plena de nuestros tribunales, hoy condicionados a los recursos y ascensos determinados por los otros poderes del Estado.

Aspiraciones que son profundamente ideológicas e inscribe al Pueblo Chileno en las ideas y demandas de los pueblos insurrectos ante el orden injusto y excluyente.

LO SUBRAYADO ES NUESTRO.